Páginas

A d o n a i

Canal Diocesano - Popular TV

Radio Santa María de Toledo "PAN DE VIDA"

Pueden escuchar el programa de radio "Pan de Vida" del Arzobispado de Toledo, España. Programa dedicado a fomentar la Adoración Eucaristica perpetua en la Diócesis de Toledo desde que se inició en el año 2005. Lo interesante de este programa es que durante la primera media hora son testimonios de personas que participan en la adoración y cómo les ha cambiado la vida. En la segunda parte D. Jesús, sacerdote y rector de la Capilla, aclara dudas que le surge a la gente, con sencillez y fiel a la doctrina. El Horario (ESPAÑA) Jueves 20 a 21 horas-- Viernes 1 a 2 horas-- Sábado 0 a 1 horas-- Domingo 9 a 10 horas

miércoles, 30 de marzo de 2011

domingo, 27 de marzo de 2011

«Señor, dame de esa agua, para que no tenga más sed»

Domingo de la Semana 3ª de Cuaresma. Ciclo A Lectura del libro del Éxodo 17,3-7 «Pero el pueblo, torturado por la sed, siguió murmurando contra Moisés: "¿Nos has hecho salir de Egipto para hacerme morir de sed, a mí, a mis hijos y a mis ganados?" Clamó Moisés a Yahveh y dijo: "¿Qué puedo hacer con este pueblo? Poco falta para que me apedreen". Respondió Yahveh a Moisés: "Pasa delante del pueblo, llevando contigo algunos de los ancianos de Israel; lleva también en tu mano el cayado con que golpeaste el Río y vete, que allí estaré yo ante ti, sobre la roca, en Horeb; golpearás la peña, y saldrá de ella agua para que beba el pueblo". Moisés lo hizo así a la vista de los ancianos de Israel. Aquel lugar se llamó Massá y Meribá, a causa de la querella de los israelitas, y por haber tentado a Yahveh, diciendo: "¿Está Yahveh entre nosotros o no?"» Lectura de la carta de San Pablo a los Romanos 5,1-2.5-8 «Habiendo, pues, recibido de la fe nuestra justificación, estamos en paz con Dios, nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido también, mediante la fe, el acceso a esta gracia en la cual nos hallamos, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. y la esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado. En efecto, cuando todavía estábamos sin fuerzas, en el tiempo señalado, Cristo murió por los impíos; - en verdad, apenas habrá quien muera por un justo; por un hombre de bien tal vez se atrevería uno a morir -; mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros.» Lectura del Santo Evangelio según San Juan 4, 5-42 «Llega, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, cerca de la heredad que Jacob dio a su hijo José. Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, como se había fatigado del camino, estaba sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta. Llega una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dice: "Dame de beber". Pues sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar comida. Le dice la mujer samaritana: "¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?" (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.) Jesús le respondió: "Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: "Dame de beber", tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva". Le dice la mujer: "Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo; ¿de dónde, pues, tienes esa agua viva? ¿Es que tú eres más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?" Jesús le respondió: "Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para la vida eterna". Le dice la mujer: "Señor, dame de esa agua, para que no tenga más sed y no tenga que venir aquí a sacarla". El le dice: "Vete, llama a tu marido y vuelve acá". Respondió la mujer: "No tengo marido". Jesús le dice: "Bien has dicho que no tienes marido, porque has tenido cinco maridos y el que ahora tienes no es marido tuyo; en eso has dicho la verdad". 19Le dice la mujer: "Señor, veo que eres un profeta. Nuestros padres adoraron en este monte y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar". Jesús le dice: "Créeme, mujer, que llega la hora en que, ni en este monte, ni en Jerusalén adoraréis al Padre. 2Vosotros adoráis lo que no conocéis; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren. Dios es espíritu, y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad". Le dice la mujer: "Sé que va a venir el Mesías, el llamado Cristo. Cuando venga, nos lo explicará todo". Jesús le dice: "Yo soy, el que te está hablando". En esto llegaron sus discípulos y se sorprendían de que hablara con una mujer. Pero nadie le dijo: "¿Qué quieres?" o "¿Qué hablas con ella?" La mujer, dejando su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente: "Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será el Cristo?" Salieron de la ciudad e iban donde él. Entretanto, los discípulos le insistían diciendo: "Rabbí, come". Pero él les dijo: "Yo tengo para comer un alimento que vosotros no sabéis". Los discípulos se decían unos a otros: "¿Le habrá traído alguien de comer?" Les dice Jesús: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra. ¿No decís vosotros: Cuatro meses más y llega la siega? Pues bien, yo os digo: Alzad vuestros ojos y ved los campos, que blanquean ya para la siega. Ya el segador recibe el salario, y recoge fruto para vida eterna, de modo que el sembrador se alegra igual que el segador. Porque en esto resulta verdadero el refrán de que uno es el sembrador y otro el segador: yo os he enviado a segar donde vosotros no os habéis fatigado. Otros se fatigaron y vosotros os aprovecháis de su fatiga". Muchos samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por las palabras de la mujer que atestiguaba: "Me ha dicho todo lo que he hecho". Cuando llegaron donde él los samaritanos, le rogaron que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días. Y fueron muchos más los que creyeron por sus palabras, y decían a la mujer: "Ya no creemos por tus palabras; que nosotros mismos hemos oído y sabemos que éste es verdaderamente el Salvador del mundo".»  Pautas para la reflexión personal  El vínculo entre las lecturas A la medida que vamos caminando hacia el corazón de la Cuaresma, aflora con fuerza el tema bautismal que se acentúa particularmente este Domingo. La elección del Evangelio para este Domingo y los dos siguientes[1] responde al esquema de los formularios utilizados desde el siglo IV y que fueron dando cuerpo a la primitiva liturgia cuaresmal. El pasaje evangélico de este Domingo describe la auto- revelación de Jesús a través del símbolo del agua. En relación con la Primera Lectura, el humilde «dame de beber» dirigido por Jesús a la mujer samaritana, recuerda la sed del pueblo israelita en el desierto del Sinaí y su queja airada contra Moisés: «danos agua para beber» (Ex 17,2). En la Segunda Lectura, cuyo tema central es la justificación y la salvación del hombre: el don de Dios se nos ofrece gratuitamente en Jesucristo. El agua que se nos da en abundancia, fundamento de nuestra esperanza, es el amor Padre derramado en el Hijo, es decir el Espíritu Santo.  «Dame de beber...» En el transcurso de esta extensa lectura se produce un progreso en cuanto al descubrimiento de la identidad de Jesús. El relato comienza con un encuentro casual. Jesús llega por el camino junto al pozo mientras sus discípulos van a la ciudad a comprar víveres, y comien¬za el diálogo con la peti¬ción: «Dame de beber». Jesús cansado y sediento tiene necesidad del auxilio de esta afortunada mujer. Es una expre¬sión poderosa y clara de su condición humana. Apenas Jesús le habla, ella lo reconoce por su modo de hablar, y le pre¬gunta: «¿Cómo tú siendo judío me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana? (Los judíos y los samaritanos no se habla¬ban)», nos aclara San Juan. Jesús no resulta mejor identificado por la mujer que por su con¬dición de «judío»: «¿Cómo tú siendo judío?»  Pero... ¿quiénes son los samaritanos? Por el Segundo libro de los Reyes (17,24-41) conocemos el origen de los Samaritanos y de su culto a Yahveh. Los samaritanos descendían de las tribus orientales con que Sargón II, rey de Asiria (720 - 705 a.C.) repobló Samaría, que era el reino del norte o Israel, cuando deportó a sus habitantes a Babilonia, Siria y Asiria a finales del siglo VIII a.C. Estos se habían mezclado con algunos de los israelitas que quedaron allí. Su religión, que al principio fuera idolátrica, con una leve tintura de yahveísmo, se fue purificando sucesivamente, y al declinar del siglo IV (a.C.), los samaritanos tenían su templo propio construido sobre el monte Garizim. Para ellos, natural¬mente, el Garizim era el único lugar donde se rendía culto auténtico al Dios Yahveh, por contraposición al templo judío de Jerusalén, y se conside¬raban como los genuinos descendientes de los antiguos patriarcas hebreos y los verdaderos depositarios de su fe religiosa. De aquí las rabiosas y con¬tinuas hostilidades entre samaritanos y judíos, tanto más cuanto que Sa¬maría era lugar de tránsito forzoso entre la septentrional Galilea y la meridional Judea. Estas hostilidades, frecuentemente atestiguadas en los docu¬mentos antiguos, lamentablemente no han cesado, y aún hoy se perpetúan en un pequeño grupo de samaritanos que habitan en Nablus y en Jaffa y todavía adoran a Dios a los pies del monte Garizim.  «Veo que eres un profeta...» Volvamos al Evangelio donde prosigue el diálogo entre Jesús y la mujer. Cuando Jesús demuestra conocer detalles de la vida privada de la mujer, ella le dice: «Señor, veo que eres un profeta». Ha dado así un paso inmenso en el reconocimiento de Jesús. Los profetas eran hombres de Dios y el pueblo los veneraba; pero no es suficien¬te para expresar quién es Jesús. Era la opi¬nión común de mucha gente: «Unos dicen que eres Juan el Bautis¬ta, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profe¬tas» (Mt 16,14). Reconocido como profeta, la mujer inmediatamente le plantea un problema «teológico»: ¿Cuál es el lugar donde Dios quiere que se le ofrezcan sacrifi¬cios? Jesús aclara que en adelante el culto verdadero será espiri¬tual y no estará vinculado a un lugar físico único. Es una respuesta que la mujer no puede comprender y para evitar entrar en mayor profundidad, dice: «Sé que va a venir el Mesías, el llamado Cristo. Cuando venga nos lo explicará todo». Sigue una afirmación impresionante de Jesús, en la cual revela toda su identidad: «YO SOY, el que te habla». Toda la tradición cristiana se ha admi¬rado de que haya sido esta mujer la beneficiaria de esta primicia de revela¬ción. La senten¬cia de Jesús, como ocurre a menudo en el Evangelio de San Juan, tiene un doble sentido ambos igual¬mente válidos. Un primer sentido es el inmediato: «Yo, el que te está hablando, soy el Mesías». Pero otro, tam¬bién insinuado por Juan, es la clara alusión al nombre divino revelado a Moisés. Dios, enviando a Moisés, le había dicho: «Así dirás a los israeli¬tas: 'YO SOY' me ha enviado a voso¬tros... Este es mi nombre para siempre» (Ex 3,14.15). No está de más notar que todo el relato evoca poderosamente los temas presentes en el Éxodo que leemos en la Primera Lectura: el desierto, la sed, el agua viva. La mujer corre a la ciudad y anuncia: «Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será el Cristo?». En la consideración de la samaritana, Jesús ha pasado de ser un simple judío, a un «profeta» y a la sospe¬cha de que pueda ser el Cristo. Pero no basta. Para que sea un encuentro con Jesús, que capte su identidad verdadera, es necesaria la fe. Es nece¬sa¬rio creer que El es el Hijo de Dios, que El es YO SOY. En el mismo Evangelio de Juan, más adelan¬te, Jesús dice a los judíos: «Si no creéis que YO SOY moriréis en vuestro peca¬do» (Jn 8,24). En la conclusión del relato se llega a este punto: «Fueron muchos los que creye¬ron por sus palabras». Y decían: «Noso¬tros mismos hemos oído y sabemos que éste es verdaderamente el Salvador del mundo». Esta es la expe¬riencia que debemos hacer todos en nuestro encuentro con Jesús y afirmar como San Juan: «Nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo como Salvador del mundo» (1Jn 4,14).  «El agua que brota para la vida eterna» «Todo el que beba de esta agua (la del pozo), volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para la vida eterna». Es una frase enigmática que tiene un sentido oculto es capaz de suscitar en la mujer este anhelo: «Se¬ñor, dame de esa agua». ¡No sabe lo que pide! Solamente «si conociera el don de Dios» entonces sabría lo que pide. Nosotros nos podemos preguntar: esa «agua que brota para vida eterna» ¿de dónde mana?; si la da Jesús, ¿en qué momento de su vida lo hace? Entonces nos llamará la atención que en cierta ocasión, el día más solemne de la fiesta de las tiendas, cuando se realizaba la ceremonia conmemorati¬va del agua que Dios dio a su pueblo en el desier¬to, Jesús puesto en pie exclama: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba el que crea en mí». El Evan¬gelista comenta: «Como dice la Escritura: De su seno correrán ríos de agua viva». De nuevo el «agua viva», y brota a ríos del seno de Jesús. El evangelista continúa: «Esto lo decía refirién¬dose al Espíritu que iban a recibir los que creyeran en Él. Porque aún no había Espíritu, pues todavía Jesús no había sido glorificado» (Jn 7,37-39). Ahora ya sabemos que el agua viva a la que se refiere Jesús es el Espíritu que ha sido «derramado en nuestros corazones».  Una palabra del Santo Padre: «Díjole la mujer: Señor, dame de esa agua para que no sienta más sed» (Jn 4, 15). La petición de la samaritana a Jesús manifiesta, en su significado más profundo, la necesi¬dad insaciable y el deseo inagotable del hombre. Efectivamente, cada uno de los hombres digno de este nombre se da cuenta inevitablemente de una incapacidad congénita para responder al deseo de verdad, de bien y de belleza que brota de lo profundo de su ser. A medida que avanza en la vida, se descubre, exactamente igual que la samaritana, incapaz de satisfa¬cer la sed de plenitud que lleva den¬tro de sí... El hombre tiene necesidad de Otro, vive, lo se¬pa o no, en espera de Otro, que redima su innata incapacidad de sa¬ciar las esperas y esperanzas». Juan Pablo II. Catequesis del 12 de Octubre de1983.  Vivamos nuestro Domingo a lo largo de la semana. -1. El agua que Jesús nos da es la única que sacia el anhelo de todo hombre: «Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo, ¿cuándo podré ir a ver el rostro de Dios?» (Sal 42,3). ¿Reconozco la sed de Dios que tengo? ¿Qué hago para saciarla? Siguiendo el ejemplo de María, hay que saber escuchar con reverencia nuestras ansias más profundas, y escuchar a Dios. -2. Nuestra sed de Dios no podrá ser saciada nunca por «sucedáneos» que son ofrecidos por un mundo que quiere olvidarse de Dios. ¿Soy consciente de esta realidad? ¿Cómo busco saciar mis anhelos profundos? -3. Leamos en el Catecismo de la Iglesia Católica los numerales: 27- 30; 544; 1093-1094; 2835.

viernes, 25 de marzo de 2011

LA ANUNCIACIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA Y ENCARNACIÓN DEL VERBO

SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN

La Palabra

Lectura del libro del profeta Isaías 7, 10-14
En aquellos días dijo el Señor a Ajaz:
"Pide al Señor tu Dios una señal, en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo".
Respondió Ajaz:
"No la pido, pues no quiero poner a prueba al Señor".
Isaías dijo:
"Escucha, heredero de David, ¿les parece poco cansar a los hombres, que quieren también cansar a mi Dios? Pues el Señor mismo les dará una señal. Miren, la joven está encinta y dará a luz un hijo, a quien le pondrá el nombre de Enmanuel".
Palabra de Dios.


Lectura de la carta a los Hebreos 10, 4-10
Hermanos: Es imposible que la sangre de los toros y de los chivos quite los pecados. Por eso, al entrar en este mundo, dice Cristo:
No has querido sacrificio ni ofrenda, pero me has formado un cuerpo; no has aceptado holocausto ni sacrificio por el pecado. Entonces yo dije: Aquí vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad. Así está escrito de mí en un capítulo del libro.
En primer lugar dice: No has querido ni has aceptado los sacrificios, ofrendas, holocaustos ni víctimas por el pecado, que se ofrecen según la ley. Después añade: Aquí vengo para hacer tu voluntad. De este modo anula la primera disposición y establece la segunda. Por haber cumplido la voluntad de Dios, y gracias a la ofrenda que Jesucristo ha hecho de su cuerpo una vez para siempre, nosotros hemos quedado consagrados a Dios.
Palabra de Dios.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 26-38
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una joven desposada con un hombre llamado José, de la descendencia de David; el nombre de la joven era María. El ángel entró donde estaba María y le dijo:
"Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo".
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué significaba tal saludo. El ángel le dijo:
"No temas, María, pues Dios te ha concedido su favor. Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús. El será grande, será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la descendencia de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin".
María dijo al ángel:
"¿Cómo será esto, pues no tengo relaciones con ningún hombre?"
El ángel le contestó:
"El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que va a nacer de ti será santo y se llamará Hijo de Dios. Mira, tu pariente Isabel también ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que todos tenían por estéril; porque para Dios nada hay imposible".
María dijo:
"Aquí está la esclava del Señor, que me suceda como tú dices".
Y el ángel la dejó.
Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

COMENTARIO:

Isaías haciendo referencia sobre las palabras del Señor a Ajaz, escribe: «Pide para ti una señal del Señor tu Dios» y, más adelante, anuncia la promesa divina: «El Señor mismo os dará una señal». El texto del profeta se encierra en la ‘tensión’ entre el deseo humano de un signo, por un lado y por el otro la voluntad explícita de Dios de dar una señal, la señal –esperada y prometida– alude a la Alianza que constituye la trama y la deformación de todos los dramas del Antiguo Testamento. La creación representa objetivamente la primer gran señal de la Alianza de Dios; la historia del Génesis, al final de cada día de la creación, muestra la opinión positiva del Señor: «Y vio Dios que era bueno».

Si el surgir del hombre entre las criaturas dice con claridad quien es el interlocutor de la Alianza de Dios, la história sucesiva de Dios con el pueblo de Israel, que nos testimonia Isaías, exprime una ulterior dimensión de esta Alianza: el Señor esta completamente involucrado con el hombre. La vida del hombre – sostiene la Escritura – no representa un episodio ocasional en la história del cosmos. Ciertamente, no se puede permanecer en silencio ante la dolorosa percepción humana de la propia ambivalencia de su posición delante de Dios, asi que el hombre se reconoce no sólo como un deseo constitutivo de Infinito y como promesa, si no que en él existe también la experiencia del propio mal, hasta el punto de llegar, algunas veces, a dudar de su propia bondad.

La respuesta de Dios parece sorprendente y extraordinaria: “El Señor mismo os dara una señal”; Dios tiene un poder real en la história, no la abandona a si misma; Él es el Señor y actúa realmente y eficazmente en ella. Dios no revoca su juicio inical. Antes bien lo cumple hasta intruducir al mismo hombre en aquel ‘reposo’ que esta al vertice de su acción como creador. Y es por esto que suscita el gran «Si» de María: para darnos la certeza que la ultima palabra sobre nosotros, sobre la vida, sobre el mundo y sobre la história, sobre el mismo mal, es la Suya. El hombre existe como un bien y es visto siempre como un bien de Dios. Dios es tan humilde de desear de dejarse enriquecer del don que nosotros somos para Él. Él es tan grande de quererse sorprender por el más pequeño de los «si» que nosotros podemos donarle.
El último éxito de la voluntad salvadora de Dios es la manifestación difinitíva del diseño de la Aalianza: «El Dios con nosotros». El don del Hijo, representa la ultima epifanía de lo que en la creación y en la Alianza había tenído início. La Alianza, de hecho, es en vista de la comunión de Dios con el hombre y del hombre con Dios. La voluntad de Dios hácia el hombre es así potente que Él se enlaza intimamente a la creatura humana hasta asumir la naturaleza de hombre. Esto signifíca, inversamente, que el sueño original del hombre – aquel por el cual Ajaz dice que “no se atreve a tentar al Señor” – se realiza hasta el punto que el hombre se convierte «como Dios»; en este intercambio – encarnación de Dios y divinización del hombre - se cumple la expresión más sublime de la comunión con Él a la cual Dios nos llama.

El autor de la carta a los Hebreos en: el texto que, sintomáticamente, la Iglesia nos dona en la liturgia de este día solemne, afirma: «En virtud de esta voluntad quedamos santificados por medio de la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha de una véz para siempre». La crusifixión y la resurreción de Cristo – cumplimiento del único dinamismo revelador de Dios – dirán la irrevocabilidad de esta ‘señal’ donada y de este extraordinario diseño. Fuimos héchos partícipes de la santidad de Dios mismo: “divinae naturae consortes”.

San Lucas, narrando el diálogo de la Anunciación, refiere las sublimes palabras pronunciadas por el Ángel: «El Señor está contigo». Esta se convierte en la razón especifica por la cual la Beata Virgen María es invitada a la alegría; el inición de la nueva Presencia de Dios es el motivo por el cual el ángel Gabriel la saluda diciendo: «Alegrate Virgen María». Con este saludo y con este alegre anuncio inícia verdaderamente el Evangelio. Su primera palabra es «alegria»: la nueva alegria que viene de Dios, de su irrevocable acción, para nosotros y entre nosotros y más explicitamente es su Ser «el Emanuel», la Communio divina a la cual se nos ha dado la gracia de participar.

En María y con María, Dios dice a cada uno de nosotros, hoy, todavía una véz y para siempre: «Es bueno que tu existas. Yo te lleno de toda Gracia». La Señal verdadera es Su Hijo entre nosotros.

sábado, 19 de marzo de 2011

ESCUCHE TU VOZ

Mi regalo a todos los participantes y visitantes de este blog. Dios bendiga a todos.



Imagenes: de internet
Musica: Capilla musical "San Ildefonso de Toledo"

jueves, 17 de marzo de 2011

Festividad de San José

El sacerdote, don de Dios para el mundo.

Pictures of Michelangelo Art